PROCESOS



Hace unos días, el Señor me permitió predicar de un pasaje del libro de Jeremías, concretamente del que habla sobre el alfarero y el proceso de la vasija para ser formada.

Jeremías 18:1-6

“El Señor le dio otro mensaje a Jeremías: «Baja al taller del alfarero y allí te hablaré». Así que hice lo que me dijo y encontré al alfarero trabajando en el torno; pero la vasija que estaba formando no resultó como él esperaba, así que la aplastó y comenzó de nuevo.
Después el Señor me dio este mensaje: «¡Oh, Israel! ¿No puedo hacer contigo lo mismo que hizo el alfarero con el barro? De la misma manera que el barro está en manos del alfarero, así estás en mis manos”
Es un pasaje realmente hermoso, pues nos muestra a través de un aspecto natural y cotidiano verdades espirituales llenas de enseñanza imprescindibles en la vida de cualquier cristiano.

Si logramos desmenuzar la labor del alfarero, lograremos entender con precisión los procesos de la vida cristiana ¡cuán importantes son cada uno de estos procesos y cuán importantes es no interrumpirlos!

Desde nuestra conversión hasta el final de nuestra carrera estaremos inmersos en el proceso de la maduración de nuestra vida a manos del Alfarero por excelencia. Todos deseamos que nuestra carrera termine en Cristo, que nuestra vida refleje todo lo que Dios tiene establecido para nosotros y para que esto ocurra es necesario que se den cada uno de los procesos, todos ellos.

Son procesos en la vida que no debes esquivar porque, si llegas a hacerlo, la vida quedará desecha y en peligro.

¿Son fáciles? No siempre, en ocasiones duele y mucho, pero, repito, necesarios cada uno de ellos.

Estos son los procesos que el alfarero realiza con el barro y en el ámbito espiritual el Señor realiza con nosotros:

1.- Recogida

2.- Lavado de arcilla o barro

3.- Secado brusco

4.- Pisado del barro

5.- El alambre

6.- Girando en el Torno

7.- Los acabados

8.- El horneado

No explico aquí cada uno de ellos porque sería muy larga la entrada, pero en los próximos días subiré la prédica y podrás entender que implican cada uno y en cual de ellos te encuentras.

Bendiciones para todos y no olvides que somos barro en sus manos y que cada uno de los procesos en Dios son imprescindibles.

Isaías 64:8 dice:

“Y a pesar de todo, oh Señor, eres nuestro Padre; nosotros somos el barro y tú, el alfarero. Todos somos formados por tu mano”

MI LUGAR SEGURO



¿Qué da paz en la vida? Uno de los aspectos en los que se basa la paz de muchas personas es la seguridad. La seguridad es algo por lo que luchan los países, los gobiernos y en otros términos las familias.

Las familias desean resguardar sus hogares, sus vidas y por ello instalan alarmas, levantan muros, forjan vallas, contratan seguros: seguro de coche, seguro de hogar, seguro de vida.

Las personas buscan seguridad porque ella da paz, estabilidad, confianza.

Cuando se produce una catástrofe natural o una guerra todos buscan un lugar seguro para refugiarse, quieren preservar sus vidas.

Pero ¿sabes que hay un lugar seguro que preserva tu vida, tu alma y te reviste de esa paz que calma tempestades y mitiga dolores?

Él, mi fortaleza, el que levanta vallado y envuelve mi hogar, mi corazón aquieta. Quien no deja resquicio para ojos que intrigan, quien vigila a mi enemigo para que no siga.

Él, mi torre fuerte, grande, escudo que retiene al viento, que paz siembra y destruye agonías. Resguardo seguro que aniquila incertidumbres que sigilosas se arrastran desde la lejanía. Poder que me abriga, que al enemigo desarma, que de sosiego enjalbega todas mis estancias.

Él, que envuelve mi morada con palabra que me afirma, con promesas de resguardo, que circunda mi alba para que el calor no escape, que labra sentidos, que serena cada hora con su mirada de amor, con su mano, con su abrigo. Él, que cubre el día con cantos de victoria, con olor de vida, con futuro de gloria.

Él mi refugio, mi camino, el que alumbró lo oscuro, el poder que me salva y mi lugar seguro
 
2 Samuel 22:1-4

David entonó este cántico al Señor el día que el Señor lo rescató de todos sus enemigos y de Saúl. Cantó así:
«El Señor es mi roca, mi fortaleza y mi salvador; mi Dios, mi roca, en quien encuentro protección.
Él es mi escudo, el poder que me salva y mi lugar seguro.
Él es mi refugio, mi salvador, el que me libra de la violencia.
Clamé al Señor, quien es digno de alabanza, y me salvó de mis enemigos.
Querido amigo, disfruta de esa paz que puedes recibir en el Señor.  Un abrazo y feliz día para todos.
¿Cómo conseguir paz?  Una vida de paz. Seguridad. Como estar seguro. Como vivir feliz. 

TODO


Siguiendo con el tema de las palabras, esas palabras que abarcan lo incomprensible, aquello que se apega al pecho y abre ventanas, hoy saltó a mi mente una palabra que se encuentra en el versículo 13 de Filipenses 4 y es la palabra TODO.

Aunque soy consciente de que las palabras más importantes de este versículo son EN CRISTO, la realidad es que TODO tiene el brío del búfalo, capaz de levantar el cuerpo caído, el peso muerto de la tristeza, capaz de hacer llover en el desierto, reverdecer valles oscuros y hacer temblar los cimientos de prisiones frías.

TODO abarca desde la A hasta la Z, del Este al Oeste, desde arriba hasta abajo, desde el Norte hasta el Sur.

TODO, que no deja fisuras, ni dudas, ni cimientos endebles, sino que eleva al cielo la fe, que deja que duermas tranquilo, que te da ancla en la tormenta y esparce aromas en primavera.

TODO, en Cristo lo puedes TODO, eso incluye que te puedes levantar de la desesperanza y pintar flores en el camino, que puedes elevar las manos y recibir Su bendición aunque parezca que tengas el corazón arrugado, TODO incluye que en esa situación que parece infranqueable, que te ha robado las fuerzas, puedas cruzar el mar que se has estancado ante ti y pasar al otro lado, TODO es que tu Mar Rojo se abre.

TODO abarca que puedas perdonar al que te rebujó el corazón, y que puedas desandar caminos andados de sequedad.

TODO es que puedas tener ilusión en lo que una vez fue entregado, TODO es que puedas recuperar lo perdido, TODO es tener paz incluso cuando el piso se cuartea bajo tus pies.

TODO cierra grietas, hace el aire respirable, te da la mano y te ayuda a seguir. TODO hace que la sonrisa pueda aparecer de nuevo, que el dolor quede enterrado, que el horizonte aparezca otra vez, que la esperanza sea nuevamente la inquilina del alma y que los ojos llorosos dejen de estarlo ya.

TODO hace lo impensable, pone alas a tus pies, confianza a cada paso, te hace consciente del valor que el Padre depositó en ti. TODO te grita que puedes, aunque otros te hayan hecho creer que no. TODO perfuma tu vida de nuevo y hace desaparecer sentimientos raros que te persiguen a la espalda, TODO hace que dejes de creer en las mentiras que el enemigo te ha susurrado. 
TODO hace robusta tu fe y hace que deposites la mirada en la fuente del poder. 
TODO hace que caminar en Su perfecta voluntad sea el deleite de tu vida.

TODO, ¿TODO? Si, en Cristo, lo podemos TODO.

Feliz día y muchas bendiciones. 
"Todo lo puedo en Cristo que me fortalece."
(Filipenses 4:13)
 biblejournaling journalingbible ilustratedfaith Biblia como ser feliz un nuevo dia devocional reflexión palabra para mi Jesús ¿Cómo ser feliz? Como poder con todo  Como tener un buen día Como leer la Biblia

CERTEZA


Certeza que pinta sonrisas aun en días lluviosos, 
guía brillante aun en caminos oscuros, tortuosos.
Certeza que es faro encendido en neblinas que ahogan,
sonido de aguas en desiertos perdidos, 
en umbrales, en zozobra.
Certeza que asienta vidas en nidos de plumas,
que barre temores, que entierra dudas,
Certeza que abriga almas, 
que restaura vidas, 
que toman de la mano,
que dirige miradas, 
que regala sonidos de esperanza.
Certeza que evita que el viento te mueva, 
que el desconsuelo reviva, 
y hace que en la incertidumbre estas tranquila,
Certeza que regala amaneceres
en madrugadas frías.
Certeza que desprende flores, 
 que perfume esparce 
y que la tarde entibia para que nada falte.
Certeza que es primavera a cada paso, 
plenitud, descanso, 
sonrisa con ojos cerrados.
Certeza que ennoblece el alma, 
que destella finales felices siempre a tu lado.
Certeza que a los que te aman, para bien todo ha obrado.
Certeza son tus promesas, tu Palabra, tu presencia,
 certeza que de tu trono sale.
Certeza es el amor del Padre.

Feliz día y recuerden que tenemos la certeza del amor del Padre que hace que en cualquier situación podamos tener paz. Un abrazo.

MISERICORDIA



Cada día debemos alimentar el cuerpo, y por supuesto el espíritu, así que mi desayuno de hoy para el cuerpo ha sido avena con canela, miel, arándanos y frambuesas y algunas nueces picadas y para el espíritu, como no podía ser de otra manera, el alimento de Las Escrituras.

Hoy me he levantado meditando en algo que pensaba anoche mientras estaba ya en la cama, antes de dormir: los seres humanos nos enamoramos a lo largo de nuestra vida, nos enamoramos de personas, de verdades, de amaneceres, de estados,... y a mi también me enamoran las palabras, sí las palabras (soy una enamorada de las letras) y hay palabras que saltan a mi corazón y se adueñan de él para siempre, no por su sonoridad ni estructura, sino por lo que entrañan, y hace mucho tiempo una palabra  me tiene absolutamente enamorada, por su significado, por lo que ha significado y seguirá significando para mi: MISERICORDIA, se agarró fuerte a mi corazón y lo tiene absolutamente abrazado.

Es una palabra que me parece robusta, grande, poderosa y siendo absolutamente sincera, una palabra de la que aún no logro entender su grandeza en toda plenitud.

Su grandeza cuando ha sido extendida desde el cielo y permanece extendida en cada uno de mis pasos. No logro entender con claridad la grandeza de la Misericordia de Dios, se escapa a mis ojos esa misericordia capaz de perdonarme, de levantarme, de ir a mi lado, de secar mis ojos cuando humedecen y llenarlos de su amor.

No logro esbozar ni una sola palabra certera para explicar lo que ha supuesto su misericordia en mi vida, misericordia grana que tiñó la cruz, misericordia en una piedra que se remueve y hay resurrección para darme vida, misericordia en dejarnos acompañados del Espíritu Santo, misericordia de no mirarme como soy sino través de Cristo, misericordia de recibirme cuando me he alejado, misericordia de perdonarme cuando he pecado, misericordia de abrazarme y decirme “estoy aquí, a tu lado”, el Dios del cielo a mi lado ¿te das cuenta lo difícil que es de entender esta misericordia?

Misericordia que veo en su mano extendida cada día aunque haya fallado, dibujando sendas de oportunidad, caminos de perdón, amaneceres de Su luz alumbrando.

Misericordia es no darme lo que en realidad merezco, sino vestirme de perdón y de amor, eso es misericordia, definitivamente difícil de entender.

Misericordia no es más que otra demostración de amor de Aquel que dio todo por nosotros. Misericordia, enamorada de su significado.

Buenos días, y tú ¿tienes alguna palabra que te ha enamorado por lo que significa en tu vida?
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...