MISERICORDIA



Cada día debemos alimentar el cuerpo, y por supuesto el espíritu, así que mi desayuno de hoy para el cuerpo ha sido avena con canela, miel, arándanos y frambuesas y algunas nueces picadas y para el espíritu, como no podía ser de otra manera, el alimento de Las Escrituras.

Hoy me he levantado meditando en algo que pensaba anoche mientras estaba ya en la cama, antes de dormir: los seres humanos nos enamoramos a lo largo de nuestra vida, nos enamoramos de personas, de verdades, de amaneceres, de estados,... y a mi también me enamoran las palabras, sí las palabras (soy una enamorada de las letras) y hay palabras que saltan a mi corazón y se adueñan de él para siempre, no por su sonoridad ni estructura, sino por lo que entrañan, y hace mucho tiempo una palabra  me tiene absolutamente enamorada, por su significado, por lo que ha significado y seguirá significando para mi: MISERICORDIA, se agarró fuerte a mi corazón y lo tiene absolutamente abrazado.

Es una palabra que me parece robusta, grande, poderosa y siendo absolutamente sincera, una palabra de la que aún no logro entender su grandeza en toda plenitud.

Su grandeza cuando ha sido extendida desde el cielo y permanece extendida en cada uno de mis pasos. No logro entender con claridad la grandeza de la Misericordia de Dios, se escapa a mis ojos esa misericordia capaz de perdonarme, de levantarme, de ir a mi lado, de secar mis ojos cuando humedecen y llenarlos de su amor.

No logro esbozar ni una sola palabra certera para explicar lo que ha supuesto su misericordia en mi vida, misericordia grana que tiñó la cruz, misericordia en una piedra que se remueve y hay resurrección para darme vida, misericordia en dejarnos acompañados del Espíritu Santo, misericordia de no mirarme como soy sino través de Cristo, misericordia de recibirme cuando me he alejado, misericordia de perdonarme cuando he pecado, misericordia de abrazarme y decirme “estoy aquí, a tu lado”, el Dios del cielo a mi lado ¿te das cuenta lo difícil que es de entender esta misericordia?

Misericordia que veo en su mano extendida cada día aunque haya fallado, dibujando sendas de oportunidad, caminos de perdón, amaneceres de Su luz alumbrando.

Misericordia es no darme lo que en realidad merezco, sino vestirme de perdón y de amor, eso es misericordia, definitivamente difícil de entender.

Misericordia no es más que otra demostración de amor de Aquel que dio todo por nosotros. Misericordia, enamorada de su significado.

Buenos días, y tú ¿tienes alguna palabra que te ha enamorado por lo que significa en tu vida?

2 comentarios:

  1. ¡Qué belleza de reflexión, querida hermana Brisa! MISERICORDIA....esa palabra también es de mis preferidas....es el sentir de Dios que me conmueve, que no comprendo con mi mente finita, pero yo también abrazo esa misericordia que viene del Padre, que no nos abandona, que perdona nuestros pecados y debilidades, que nos consuela en nuestras aflicciones...si, hermana, yo también estoy enamorada de esa palabra más que de ninguna otra.....quizás después de la MISERICORDIA....la otra palabra que sigue y me atrae y que me duele porque no logro alcanzarla es MANSEDUMBRE....la anhelo como a nada, y le ruego a Dios que me de esa mansedumbre que tanto necesito en los momentos difíciles....pues a veces no es fácil dominar nuestra carne humana. Gracias por compartir palabras de sabiduría. Recibe mi abrazo grande. Ingrid Zetterberg

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti querida Ingrid por pasarte por aquí, tienes razón en tu comentario, es imposible entender esa grandeza de Dios que le hace tener es misericordia. Y la mansedumbre, tan importante, oremos para que todo ese fruto del Espíritu Santo sea absolutamente visible en nuestras vidas. Recibe también un fuerte abrazo de mi parte y mucho cariño. Esther

      Eliminar

Deja tu comentario, seguro nos bendecirá.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...