Esas palabras...


No se si les ocurre a ustedes, pero a mi, en ocasiones, hay palabras que saltan al corazón y se adueñan de todo lo que allí hay, palabras de bendición que a pesar de haberlas escuchados en miiiilllll ocasiones, esa mañana las lees de una manera especial, con ojos adornados de incomprensión ante tal inmensidad.

Ese ¡ de tal manera ! que encontramos en Juan 3:16 que hemos leído en innumerables ocasiones, en esta mañana se ha tornado especial, pues a pesar de ser consciente del tamaño de Su misericordia, ese ¡ de tal manera ! me desarma.

¡Tanto, tanto, tanto…. esto es de tal manera!

Si le preguntas a un entendido en sintaxis, gramática, a expertos en el lenguaje, te dirían que esta expresión en una “locución conjuntiva” que equivale y actúa como una conjunción en oraciones compuestas, y esta explicación está muy bien, es la correcta, pero ¡ de tal manera! en el Evangelio de Juan equivale a una expresión de amor, de un amor desmedido, incomprensible, un amor que rompe cualquier barrera para encarnarse en Emanuel, en Dios con nosotros, amor eternamente visible en la expresión de una muerte sustitutoria, un amor que tornó mi culpabilidad en esperanza.

Hoy me cuesta escribir esta entrada porque no logro encontrar las palabras certeras para describir ese amor, ni siquiera logro entender del todo ese amor que movió a Jesús a ocupar mi lugar para que yo viva, es como un océano en el que me sumerjo para refrescar el alma, la palma de una mano en la que puedo descansar con seguridad, un “nada más importa”, un hogar cálido cuando fuera hay tormenta, un bálsamo que quita el dolor y sana las heridas, una sonrisa cuando todo parecía perdido, un “aquí estoy” cuando todos se han ido, un abrazo cuando el frío ha hecho mella en el corazón, un camino alumbrado, un propósito definido, certeza de que el Arquitecto me prepara casa, un corazón amado y guardado entre algodones, un poder dormir aún en el peor de los escenarios porque “de tal manera” abriga mi alma y me hace ver con claridad.

Esa es la manera en la que me ama, en la que te ama, “de tal manera”, no hay amor más inmenso que el Suyo, no hay mayor entrega que la Suya, no hay mayor “locura de amor” que la Suya. “De tal manera”, de tal manera hasta la muerte, hasta ahí llegó su amor, hasta la muerte, y muerte de cruz, “ de tal manera ” “Porque de tal manera amó Dios al mundo, que ha dado a su Hijo unigénito, para que todo aquel que en Él cree, no se pierda, mas tenga vida eterna” (Juan 3:16)

Hoy tengo poco más que decir.

Feliz día y bendiciones para todos.


FLORES EN MI VENTANA (19)

Cada detalle del Señor es como una flor que deposita en mi ventana, cada mañana esa ventana se abre para mi y llena la estancia de la fragancia de tantas flores, así que hoy agradezco por cada una de ellas:

- Camino allanado sembrado de flores, de besos,…

- De nuevo tu llamado, algo por venir, fe en su máxima expresión.

- Amigos que se vuelven a ver después de mucho tiempo. 

- Ver como hijos vuelven a la casa del Padre.

- Planificación, ideas, creatividad…

- Hermanos “virtuales” en otros lugares del mundo, ¡un mismo cuerpo, gloria a Dios!

- Alabanzas que me llevan a Tu Presencia.

- La Cruz, mensaje que me da seguridad y me hace libre.

- Ministerios que bendicen mi vida, ¡bendícelos Señor!

- Saber que tus ojos me están mirando, refugio de mi alma, abrigo seguro.

- Tu misericordia, que cada día me hace avanzar.

- Tú, solo Tú.


Sean agradecidos en toda circunstancia, pues esta es la voluntad de Dios para ustedes, los que pertenecen a Cristo Jesús. 
(1 Tesalonicenses 5:18 NTV) 

Y a ti ¿cuántas flores ha dejado el Señor en tu ventana?


Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...