Los tiempos...


Amanece lloviendo ¡por fin! después de meses esperando la lluvia parece que algo del invierno decide pasear por estos caminos ¡veremos cuánto dura!

Escuchar la lluvia mientras abrigada preparo un rooibos “no tiene precio” y este gran acontecimiento mañanero ha hecho que mis pensamientos se trasladaran un poco más allá del agua que cae.

¿No tienes en ocasiones la sensación que hay tiempos que se retrasan, momentos que llegan tarde? Una estación que tarda en llegar, una respuesta que parece que no viene, una salida que aún no se vislumbra, un acontecimiento que sigue rezagado en las manos de alguien,…

...Pero no es así cuando esperas en Dios, cuando Él es el centro de tu vida las cosas no tardan en llegar, simplemente llegan a su tiempo, eso sí, siempre que no sea yo misma la que retrase los tiempos de las estaciones de la vida por desobediencia, negligencia, desdén,..

Si depositas tu vida en el centro de la voluntad de Dios, todo llegará a su tiempo, el tren no se retrasará pero tampoco llegará antes de lo establecido.

¿Qué nuestros tiempos no son los Suyos? ¡Claro está, casi siempre es así! ¡este vestido de impaciencia que nos envuelve…! pero Sus tiempos son perfectos.

¡Cuánta paz da el saber que Él nunca llega tarde ni temprano, sino en el tiempo oportuno!

¿Los tiempos restantes? Ilusorios.

Paz que da saber que la estación esperada,… llegará.

¡Por fin llegó la lluvia!
 
¡Feliz día!

¿Y QUÉ DE LOS SUEÑOS? (10) Los Relatos de Amelia



Toda la semana Amelia ha estado meditando en una idea que como mariposas ha revoloteado sobre su cabeza durante días ¿y si es cierto eso de que los sueños se cumplen? ¿ocurrirá hasta con esos sueños que han quedado olvidados o que van caminando dormidos, imperceptibles a la par de los pasos del que camina? pero tan reales… aunque en ocasiones, meditabundos por el letargo.

Los sueños dormidos muchas veces despiertan del somnífero entregado hace tiempo por verdades a medias y un día ¡oh, ahí están, mirándote, sonriendo frente a tu rostro! Aún hay posibilidad de que ese anhelo puesto por Dios en el interior ¡florezca, florezca, florezca!

Hoy Amelia canta en el alma, porque los sueños han despertado, porque van caminando por la senda adecuada, por que ya no le dan la mano a las medias verdades, a los caminantes que intentaban confundirlos entre la maleza. 
Hoy la felicidad tiene un nuevo color, pues vuelve a lo entregado por Dios desde el comienzo, a entender que el Señor sigue esperando que use lo que una vez entregó en sus manos, que le devuelva fruto de cada talento y eso no hace más que hacerla sonreír. Una vez más ¡Dios personal! que tiene planes y proyectos para cada uno de sus hijos de manera colectiva, pero también de manera individual, y hasta hace poco Amelia se había sumergido en la colectividad ¡tanto tiempo! y se había olvidado que para ella, a nivel personal, también hay sueños que su Amado ha desgranado y puesto en su piel, para que cumpla con su llamado.
Solamente la ha entristecido una cosa, darse cuenta que durante mucho tiempo a tenido dormido esos sueños y haber fallado al Señor, pero luego recuerda que ¡nunca es tarde para comenzar! y que Dios sigue extendiendo su mano, y eso la impulsa a levantarse y a comenzar a trabajar.

INVITACION.-


Despierta los sueños entregados por Dios, esos en los que nadie creía sino tú, esos que a veces te costaba esbozar porque parecían imposible.

Es años de sueños, de esos que se pueden convertir en libros, obras, hogares, hijos, páginas, empresas, trabajos, esposos, viajes, visitas, cuadros,… esos sueños que andaban cabizbajos, esos que se habían convertido en mochilas a tu espalda pero que nunca abrías, hoy los puedes despertar y tomar de la mano.

Los sueños en Dios siempre se cumplen, ¡créelo y comienza a actuar!
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...