ENCONTRANDO MAESTROS



Es sorprendente como el Señor trae enseñanzas a nuestra vida en ocasiones de la manera mas inesperada, aprovechando cada momento para enseñarnos, corregirnos, ir puliendo finamente nuestro corazón para que podamos agradarle y derramar bendición sobre nosotros.

Quizá algo que pasa inadvertido cuando ocurre puede ser un maestro, una escuela preciosa a la que debes poner atención. Un mal gesto de alguien, una herida quizá superficial pero que por tu forma de ser se torna profunda y sangrante (jeje), un paseo cansado, un paquete que no fue entregado, una llamada olvidada, una despedida, una no despedida, un sin fin de cosas pueden convertirse en lecciones que Dios está poniendo delante de ti para enseñarte como reaccionar, que fruto mostrar, si fruto de la carne o fruto del Espíritu, pero en ocasiones estamos tan enfrascados en nuestra tristeza, enfado o lo que sea, que pasamos por alto la enseñanza y cerramos los ojos al maestro, a la escuela que nos moldea para bien.

Lo que puede tener apariencia de algo pesado, injusto, cansado, se puede convertir en algo hermoso si tú quieres, si dejas que Dios haga la obra, si dejas que te mire con paciencia y tú puedas responder como Él espera.

Cuando te sientas tratada injustamente no ores pidiendo justicia para que la otra persona sea “castigada” sino  mira tu corazón y solo pide que la presencia de Dios  te haga obrar bien en toda circunstancia, te alegrarás si reaccionas ofreciendo amor, paciencia, bondad en esos momentos, en estas escuelas en ocasiones difíciles. Pide a Dios de su presencia y que trabaje en tu vida, que te enseñe como obrar y te sorprenderás como el “camino de vuelta” se tornará agradable, hermoso, momentos de disfrute y de enseñanza porque muchas circunstancias son maestros que Dios pone delante de nosotros para trabajar en la parcela de nuestra vida.

¿Qué si me ha pasado a mi? Claro, ¿siempre he reaccionado bien a la primera? No siempre, pero voy aprendiendo.

La última vez que sucedió fue hace unos días y el resultado fue hermoso, entendí la escuela, pude ver al “maestro”, y recibí el regalo de un tiempo absolutamente grato.

Así que déjate enseñar por Dios, no quieras siempre tener la razón, ganar la conversación o tomarte de manera personal eso que hace otra persona, a veces sin tan siquiera pensar que te puede molestar. Cuando eso suceda mira al cielo, ora y pide al Señor que te enseñe la lección, porque personas, circunstancias, situaciones se pueden convertir en maestros para enseñarnos la voluntad de Padre así que abre los ojos para que puedas ver ese “maestro” que Dios está permitiendo delante de ti para pulirte y no dejes pasar la oportunidad enredándote en enfados, decepciones o cualquier otro sentimiento que lo que hacen es dejarte estancada.

Encuentra a los maestros, aprende las lecciones, disfruta de las enseñanzas de Papá y de su amor y agradece por todo, así la sonrisa se apoderará de tu corazón.
¿Cuáles han sido tus "maestros"?  ¿Qué has aprendido?
Feliz y bendecido día.

2 comentarios:

  1. oh mi bella Esther, creo que todos hemos vividos esos momentos donde lo primero que sale es la carne...y como tu dices debemos hacer un alto y pedirle al Señor guía y que es lo que nos quiere enseñar...me ha pasado muchas veces y el enemigo se aprovecha para poner culpa o vergüenza de haberle fallado al Señor. Ahi vamos amiga en esa escuela y queriendo en todo momento poder responder de acuerdo a sus enseñanzas...gracias amada por compartir vida, siempre me es de bendición leerte. Gracias y Dios te bendiga en todo bella amiga.

    ResponderEliminar
  2. Me gusta tu blog Esther....es muy hermosa la enseñanza que compartes en esta ocasión. Hace unos días pude disfrutar del bello video que tienes arriba sobre la existencia de Dios. Lo admiré mucho. Yo soy amiga y hermana en la fe de Jenny Lara Padilla, a quien amo en el amor de Cristo, y por medio de ella he llegado a tu blog que siento es de mucha bendición. Gracias por compartir, y quiero aprovechar esta oportunidad para invitarte cordialmente a mi blog cristiano que recientemente he creado, cuyo enlace es: http://jesucristomidulcepaz.blogspot.pe Serás bienvenida cuando gustes. Un saludo fraterno y bendiciones de lo alto.

    ResponderEliminar

Deja tu comentario, seguro nos bendecirá.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...