PLANTADOS POR DIOS


A todos los que se lamentan en Israel les dará una corona de belleza en lugar de cenizas, una gozosa bendición en lugar de luto, una festiva alabanza en lugar de desesperación.
Ellos, en su justicia, serán como grandes robles que el Señor ha plantado para su propia gloria.
(Isaías 61:3)

¡Cuántas veces la Biblia menciona los árboles y en muchas de ellas en relación con los creyentes! En esta ocasión, este versículo nos recuerda varios aspectos, verdades hermosas y eternas que no debemos olvidar:

- Fuimos creados para su gloria. Esta debe ser nuestra función como hijos, dar gloria a Él en cada uno de los actos de nuestra vida, y para ello es indiferente tu situación, tus títulos colgados en la pared o la falta de ellos, tu dinero en la cuenta del banco, no importa si somos “pequeñitos” o “grandes”, de igual manera somos gloria Suya para esto fuimos creados, por lo tanto, cada una de nuestras actitudes, de nuestras decisiones, de nuestros actos, de nuestras palabras, en definitiva nuestra vida entera debe centrarse en dar gloria a Dios.

- Árboles de justicia. Justificados solamente por la sangre de Cristo en la cruz del Calvario, y debemos ser hijos que lleven esta justicia al mundo, que cada uno de los frutos que mostremos, que entreguemos sean frutos de justicia, no podría ser de otra manera. 
La mejor manera de dar fruto es con nuestra obediencia y entonces se cumplirá lo establecido en Juan 15:8 “En esto es glorificado mi Padre, en que llevéis mucho fruto, y seáis así mis discípulos”

- No somos árboles silvestres que hemos crecido al azar. Esta es una verdad sublime que debe llenarnos de gozo, no somos fruto de la “casualidad”, sino que somos plantados por Él, por sus manos.

Como dije en el post “Floreciendo” ( PINCHA AQUÍ PARA LEER) “ La palabra plantío procede de la palabra plantar, es decir hemos sido plantados por Él y para Él, con propósito”

¡¡¡ Plantío procede de la palabra plantar !!! ¿No es hermoso? Él nos plantó, por tanto tenemos la certeza que nos cuida y que nos da alimento, que Sus ojos están sobre nuestra vida, y que nos ha plantado con un propósito eterno. Por lo tanto debemos ser árboles fuertes, de buenas raíces, arraigados en la Palabra de Dios, no en modas pasajeras o palabras de hombre, ¡raíces bien plantadas en la Palabra!

Así que hoy no olvides quién eres, quién te plantó y para que lo hizo: “Para darle gloria” 

Feliz y bendecido día, y no olvides florecer.


2 comentarios:

  1. Amen... la Gloria sea para Nuestro Dios

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Erikaaaaa!!!!! Un fuerte abrazo mi hermana y que el Señor te colme de bendiciones. Te deseo lo mejor y que todos tus sueños conforme a la voluntad de Dios sean realizados. Un besazo

      Eliminar

Deja tu comentario, seguro nos bendecirá.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...