COMO HACER UNA GRAN CONSTRUCCIÓN


En cualquier país del mundo hay construcciones imponentes, majestuosas, y en estos días pasados de descanso pudimos contemplar, en Sevilla, una de estas asombrosas construcciones realizadas por el hombre, la catedral donde se encuentra la Giralda.


Se levanta en medio del paseo con su estructura delimitada, trabajada en sus frentes, en sus columnas, en sus puertas, y mirábamos la piedra, que parece labrada, cada detalle contemplado nos hablaba de trabajo, esfuerzo, dedicación, tiempo. 

Y esto me ha hecho reflexionar sobre algunos aspectos del “templo, de nuestro templo”, de nuestra vida. 

La construcción de catedrales y de cualquier otro edificio, como he dicho, requiere esfuerzo y dedicación, selección del lugar, de los materiales, del arquitecto, los trabajadores,… 

Esta catedral data de principios de 1400 y en Octubre de 1506 quedó terminada, oficialmente, por así decirlo, porque estas catedrales llevan un trabajo de restauración y conservación que duran toda la vida. 

¿Cuál es el trabajo que debemos realizar en nuestra vida?
 ¿Cuándo comienza y cuando debe finalizar? 

Hablando de nuestra vida espiritual, nuestra construcción es un trabajo que comenzamos el día que entregamos nuestra vida al Señor y que durará hasta que Él vuelva por Su pueblo. Es un trabajo que requiere igualmente esfuerzo y dedicación pues es, sin duda, la construcción más importante. 

Una parte fundamental en la construcción de una vida consagrada, que agrade a Dios son los cimientos, ¿por qué? Los cimientos son las estructuras que reciben todo el peso de la construcción y la estabilidad, firmeza y permanencia de un edificio dependen principalmente del cimiento sobre el que está construido, por eso igual que en la construcción de un edificio, es de vital importancia, que nuestra vida esté cimentada en la Roca firme, en Aquel que nos da estabilidad y firmeza, en Aquel que hace que permanezcamos aun en medio de circunstancias difíciles. 

En muchas ocasiones, los cristianos olvidamos los cimientos en los que tenemos que estar arraigados, y se van sustituyendo por otras cimientos endebles que hacen que al edificación, nuestra vida se tambalee, sea insegura; estos cimientos pueden ser la autosuficiencia, la opinión de los demás, el deseo de reconocimiento, y otros tantos que hacen que la construcción de toda nuestra vida peligre. 

Es por ello que es imprescindible que nuestra vida, nuestra fe esté cimentada en Dios y Su Palabra, ¿cómo hacemos esto? Pues siendo dirigidos únicamente por los principios bíblicos, porque aunque somos seres emocionales, así nos creó Dios, para la toma de decisiones, para la dirección de nuestra vida, la única guía debe ser la Palabra de Dios. Si ella es nuestro “plano para la construcción”, entonces la edificación será fuerte, estable. 

¡Cuántas veces tomamos decisiones basadas en nuestros sentimientos y erramos creyendo que es lo mejor, porque en apariencia lo parece! Pero debemos tener en cuenta, que solo la Palabra de Dios es infalible. 

La construcción de una vida de santidad requiere trabajo, examinar nuestra parcela, limpiar el terreno de todo aquello que sea tropiezo para la edificación, examinar cada uno de los “materiales a usar”, que sean de buena calidad, un carácter aprobado, un testimonio que alumbre, y sobre todo, dejar que sea el Arquitecto el que dirija la construcción. 

El carácter es un área que debemos trabajar, examinar, pasar por la zaranda, por la criba, para dejar solo aquello que conviene, que edifica, que ministra. 

Y como en las hermosas edificaciones de piedra, debemos labrarla, adornarla ¿con qué? con un carácter afable, con labios que bendicen y glorifican a Dios, con vida de servicio, con un compromiso arraigado. 

En fin… que este tema da para tanto, que posiblemente más adelante profundice en este asunto, examinando uno por uno todos los detalles importantes para que construyamos una vida que haga sonreír de gozo a nuestro Padre. 

Un feliz día para todos, y no olviden comenzar a trabajar en vuestras vidas para que sea una hermosa construcción.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Deja tu comentario, seguro nos bendecirá.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...