ALFARERO



Existen momentos que llegan de improviso y son como si te helaran el alma, alguna palabra que llegó al corazón con una avanzadilla de lo que tu crees inmisericordia, y se para el tiempo y se nublan los ojos y dices ¿de nuevo? ¿cómo voy a lidiar con este sentimiento que otro me han producido? y sientes largo el camino y fría la estancia. 

Parece que el enojo está corriendo para atraparte y te gustaría gritar: ¿qué les pasa? y es como si un gustillo amargoso recorriera tu cuerpo desde la cabeza hasta la planta de los pies ¡es tan injusto! ¡no lo merezco!

Y crees que el problema lo tiene el de enfrente, ¡y puede ser! pero cuando entiendes que esto ha sido permitido para tu bien, para que las manos del Alfarero sigan modelando cada escondrijo de tu vida, para seguir trabajando en tu parcela y presentarla limpia de malas hierbas, de orgullos, de malos caracteres, de ojos jueces, de palabras inapropiadas,…

Cuando sientes al Alfarero diciéndote: ¡tranquila, soy Yo! entonces se va el enojo, el tiempo camina, los ojos se abren y el gustillo amargoso desaparece… Cuando es el Alfarero modelando simplemente una sonrisa aparece, ¡todo esto es amor!

¿Les ha pasado?

Feliz día.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Deja tu comentario, seguro nos bendecirá.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...