DIOS DE MARAVILLAS

El día de ayer, en el Instituto Bíblico, en la asignatura Teología I,  mostramos a los alumnos un vídeo que nos deja ver solo un poquito al Dios grandioso al que servimos y amamos.
Terminado el vídeo solo podemos postrarnos y adorar ante Su majestad.

Se los dejo por aquí para que lo disfruten, reflexionen y adoren.

Como siempre digo, hay que tener más fe para creer en "big bang" que para creer en Dios.

Compártelo, estoy segura que será de bendición para todo el que lo vea.


EL DÍA DE LA BIBLIA



Septiembre es el mes de la Biblia, ¿por qué elegir un mes para ser el mes de la Biblia? Posiblemente para que tenga un poco más de notoriedad y eso está bien, pero no solo septiembre, sino que cada mes debe ser para nosotros el mes de la Biblia, de la Palabra de Dios, pues ella debe ser nuestra guía en todo momento.

Preparando una de las clases para el Instituto Bíblico comencé a reflexionar sobre algunas preguntas que hoy me gustaría compartir contigo.

¿Has estado enamorado alguna vez, o estás enamorado? ¿Cuáles son los síntomas? Podríamos decir que algunos de los síntomas del enamoramiento son:

- Cuando extrañas a la persona a todas horas y cuentas los minutos que te faltan para verle.

- Cuando cualquier excusa es buena para poder estar con él.

- Cuando no puedes sacarlo de tu mente y está cada segundo en tu pensamiento.

- Cuando te late el corazón a mil por hora cada vez que le ves o estás cerca de él.

- Cuando ninguna otra persona es más importante.

- Cuando tus prioridades han cambiado y dejas otras cosas por estar con él.

- Cuando cada cosa que ves, te recuerda a él.

- Cuando te sientes la persona más feliz del mundo por tenerle a tu lado.

- Cuando el tiempo a su lado pasa volando.

- La persona enamorada siente una sensación de gozo y de felicidad constante.

- El enamorado ve la vida de otra forma


¿Son estos los síntomas cuando nos acercamos a la Palabra de Dios?

Si estás enamorada de Su Palabra deberían serlo:

- Si hoy no la has leído, deberías extrañarla y contar los minutos para acercarte a ella con una corazón que sea buena tierra.

- Buscar todo momento, cualquier “excusa” para leerla.

- No poder sacar de tu mente cada enseñanza aprendida y que éstas estén siempre en tu pensamiento.

- Que te lata el corazón con fuerza cuando Dios te está hablando a través de ella.

- Cuando nada es más importante que buscar Su dirección

- Cuando tus prioridades han cambiado y dejas otras cosas que leer, que ver, que escuchar, por deleitarte en la Palabra de Dios.

- Cuando cada cosa que ves, escuchas o sientes te hace recordarla, y pasas todo por su filtro, para comprobar si está de acuerdo con la voluntad del Padre.

- Cuando te sientes la persona más feliz del mundo por tenerla.

- Cuando el tiempo pasa volando cuando la escudriñas.

- La persona enamorada de la Biblia siente una sensación de gozo y de felicidad constante.

- El enamorado de la Palabra ve la vida de otra forma, con los ojos de Dios. 






La idea con mis alumnos, no es crear “Teólogos de mente”, sino principalmente “Teólogos del corazón”, debemos ser personas que amemos profundamente la Palabra de Dios, que para nosotros sea imprescindible, hermosa, porque ella es la revelación del Dios Todopoderoso, Su voluntad para nuestra vida.

Yo no se que relación tienes con tu Biblia, yo amo mi Biblia, la leo y la releo, y hago todo lo posible, lo que el Señor ha puesto en mi corazón, para que con un simple vistazo pueda saber lo que Dios está hablando a mi vida, y por eso la dibujo, la subrayo, para recordar, grabar todo lo que Dios tiene allí para mi, y mientras lo hago voy orando, dando gracias a Dios por lo que me está hablando. Esa es la relación hermosa que debemos tener con nuestra guía, con nuestra brújula de vida.

¿Pero sabes cuál es la mejor manera de mostrar tu amor por la Biblia? Obedeciéndola, esa es la mayor muestra de amor.


"Respondió Jesús, y le dijo: El que me ama, mi palabra guardará; y mi Padre le amará, y vendremos a él, y haremos con él morada" (Juan 14:23)

He guardado tu palabra en mi corazón, para no pecar contra ti.
Te alabo, oh Señor; enséñame tus decretos.
Recité en voz alta todas las ordenanzas que nos has dado.
Me alegré en tus leyes tanto como en las riquezas.
Estudiaré tus mandamientos y reflexionaré sobre tus caminos.
Me deleitaré en tus decretos y no olvidaré tu palabra.

(Salmo 119:11 – 16)

Celebra el día de la Biblia cada día de tu vida, construye tus días en su fundamento. Su Palabra permanece para siempre.


Bendiciones.
Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...