NUNCA ES TARDE (9) Los Relatos de Amelia



Nunca es tarde para aprender, esto dice un refrán que se suele escuchar con mucha frecuencia, y es cierto, nunca es tarde para aprender cualquier cosa y por supuesto nunca es tarde para aprender en el ámbito espiritual.

En un momento del día Amelia reflexionó sobre esto mientras examinaba su propia vida, muchos principios, mandatos que debía tener claros y haberlos llevado a cabo, de repente, en este último tiempo han invadido su mente y su corazón, entendiendo que hasta ahora, muchas cosas habían estado mal, pero… nunca es tarde.

Nunca es tarde para comenzar a obedecer la Palabra de Dios, para amar con amor del apretado Al Que todo lo merece, para que el corazón se vista de verdad, no solo de apariencia y para comenzar a distribuir los días de una manera productiva.

Pensar en el tiempo perdido, desaprovechado, la entristece y hace que su semblante palidezca y llore el corazón, ¿podrá Dios perdonarle un conocimiento real pero que solo quedó en teoría? ¿tantos años? ¿podrá Dios perdonarle que después de tanto entregado, tantas oportunidades solo haya querido aparentar ser?

Todos estos pensamientos han estado paseando a su alrededor, y Amelia ha sido consciente que ahora ve todo con mayor claridad ¿por qué antes no lo veía? Aún no lo sabe muy bien o quizá sí pero tiene miedo a esbozarlo: solo pensaba en ella misma.

Ahora lo ve, ahora ve la grandiosidad del Maestro, ahora ve que la pasión no es solo una palabra cuando se refiere a las Escrituras, ahora ve que el cambio debe comenzar en el interior, y solo entonces nacerá el fruto que impregnará a otros, su dulce fragancia hablará de Él.

Y ante la pregunta si podrá Dios perdonarle ese pasado insulso, aún estando en el camino, la respuesta es SI, si porque cuando entiende realmente el significado de lo ocurrido en la Cruz ninguna otra cosa importa, lo que de allí sigue emanando es suficiente para perdonar todos sus pecados.

Así que no es tarde para Amelia, para comenzar a servir con el corazón, para comenzar a amar intencionalmente, para comenzar a ser de verdad.

INVITACIÓN.-

Y si no es tarde para Amelia, tampoco es tarde para ti, así que hoy es el día para que examines con profundidad tu vida, evalúes los motivos que te impulsan y comiences a abrir los ojos a la realidad que solo importa: Agradar al Señor.

No es tarde para levantarte incluso del sopor, sacudirte de los motivos errados y comenzar a dar fragancia que impregne tu alrededor.

Hoy es tu día, porque recuerda, NUNCA ES TARDE.
¿Te atreves? 
Bendiciones a todos, estaré feliz de leer tus comentarios.

2 comentarios:

  1. oh amiga, tus escritos están llenos del Señor y de su esencia, gracias por compartir vida. Gracias al Señor por su gracia y su amor. te dejo un gran abrazo.

    ResponderEliminar
  2. Mi querida Jenny, yo también te envío un abrazo y doy gracias a Dios por tu vida que me bendice tanto.

    ResponderEliminar

Deja tu comentario, seguro nos bendecirá.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...