¡SED COMO NIÑOS!


¡Sed como niños!

Palabras como estas salieron de la boca de Jesús como enseñanza. ¿Por qué será? ¿Por qué tenemos que ser como niños?

El domingo, antes del servicio, nos reunimos como iglesia para orar, para interceder por los vecinos, por la comunidad.

Cada persona que acude a la reunión de oración puede alzar su voz con total libertad y clamar a Dios. Y así, este pasado domingo lo hizo una niña, una nena de apenas 5 años, que decidió y pidió aceptar al Señor en su corazón hace solo unos meses, cuyos padres no son cristianos por lo que no ha recibido enseñanza ni ejemplo en cuanto a la oración, pero ella elevó su voz espontáneamente en medio de todos los adultos, los que la sobrepasábamos en edad, estatura y conocimiento.

Ella elevó su voz en dependencia de Dios, con amor en una oración hermosa, con autoridad, clamando por la iglesia, por los que no conocen a Cristo y por su propia vida.

La mañana nos regaló silencio para escucharla, para que esa oración acariciara los corazones de todos los que estábamos en el lugar.

¡Sed como niños! Sencillos, entregados, humildes… ¡cuánto nos queda por aprender!


Entonces dijo:
—Les digo la verdad, a menos que se aparten de sus pecados y se vuelvan como niños, nunca entrarán en el reino del cielo.

Mateo 18:3 (NTV)


No hay comentarios:

Publicar un comentario

Deja tu comentario, seguro nos bendecirá.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...