DELÉITATE EN EL SEÑOR


¿Por qué será que cada vez que escucho hablar a alguien sobre este versículo el énfasis principal se pone en la segunda parte del mismo “Él te concederá los deseos o peticiones de tu corazón"?

Sencillo, porque así somos los seres humanos, en muchas ocasiones la prioridad es el recibir, pero ¿qué de la primera parte del verso? ¿qué de deleitarse en el Señor?

Esta promesa hermosa, que los deseos de nuestro corazón serán concedidos viene precedido de una condición que muchas veces olvidamos, si hacemos la primera parte, entonces la promesa será hecha, es lo que se llama una promesa condicional, es decir, está supeditada, condicionada a la obediencia : obtendremos los deseos de nuestro corazón si nos deleitamos en el Señor, y no de otra manera.

Tampoco debemos olvidar que la enseñanza de todo este salmo es principalmente que el justo no debe desesperar cuando los malvados prosperan, sino que por el contrario su confianza debe permanecer en Aquél que es su proveedor.

El significado de la palabra DELEITE es: gusto, complacencia, disfrute, agrado, delicia, placer, satisfacción, gozo.

En  hebreo tiene que ver con ser suave o maleable, es decir, con  la capacidad de los materiales de ser moldeables al pasar por fuego, ¡qué interesante! debemos deleitarnos en Dios, dejar que sea Él Quien moldee nuestra vida y nos transforme, conformándonos a la imagen de Cristo, ¿no te parece maravilloso?

En hebreo, esta palabra tiene que ver con placer muy intenso o vivo por alguien o por algo, al punto que ese algo o alguien viene a satisfacer y saciar los sentimientos más profundos.
Por lo tanto, en este pasaje, se nos habla del placer, del disfrute, del agrado de tener una relación personal y cercana con nuestro Dios, de tener verdadera comunión con Él.

Deleitarse en el Señor es desear y disfrutar de Su presencia, de Su Palabra. Cuando nos deleitamos en Él, entonces Él es suficiente, Él llega a ser la fuente de nuestra completa satisfacción, de nuestra provisión, de nuestra felicidad. Deleitarnos, regocijarnos en Su señorío, en Su gobierno sobre nuestra vida.

Debemos deleitarnos solo en Él, y no ser amadores de otros deleites más que de Dios
 (2 Tim. 3:1-4)

Aprende a deleitarte en Dios independientemente de las circunstancias que estés pasando, recuerda lo que dice la Palabra: ¡Regocijaos en el Señor siempre! otra vez os lo digo: ¡Regocijaos! (Fil.4:4)

Y a los que se deleitan en el Señor entonces les serán concedido los deseos de su corazón, pero ¿qué deseos? Es evidente que los que estén de acuerdo con Su voluntad (Jn. 15:7)

¿Será que nuestros deseos están de acuerdo con la voluntad de Dios? Si me delito en Él, los deseos de nuestro corazón estarán alineados con Su perfecta voluntad, y entonces podemos estar seguros que esos deseos serán concedidos.


Te animo a que comiences cada nuevo día deleitándote en Dios, 
buscando de Su presencia, deseando hallar tu felicidad en Él, confiando en Sus manos cada uno de tus asuntos, sin preocuparte porque el malo prospere y entonces haz una nueva lista de tus deseos, de tus peticiones (escríbelas en papel y te darás cuenta que posiblemente sean diferentes a las que hasta ahora tenías),   (AQUÍ PUEDES ENCONTRAR UN IMPRESO EN PDF QUE PUEDES DESCARGAR PARA HACER TU LISTAgrábalas en tu corazón y Él las concederá cumpliendo así Su promesa.

*También puedes descargarla al final del siguiente impreso pinchando donde dice: Download  

Feliz y bendecido día.

2 comentarios:

  1. que hermosa enseñanza amiga, gracias por compartir vida. En mi caminar he aprendido a buscar al Señor por lo que Él es, al principio no fue así. Vivo enamorada del Señor. Gracias amada amiga por bendecir. Dios continué dándote esa agua viva que bendice tantas vidas. Abracitos para ti. Jenny

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mi querida Jenny, gracias por tus palabras, como siempre tan amables y alentadoras, tú si que das vida incluso en cada comentario, Dios te bendiga por ello. Recibir tus comentarios trae regocijo a mi alma, porque en ellos aportas mucho a mi vida.
      Que hermoso vivir enamoradas del Señor, deleitarnos en Él cada día es una maravilla.
      Dios te bendiga siempre, un gran abrazo y todo mi cariño, de verdad, de corazón. Esther

      Eliminar

Deja tu comentario, seguro nos bendecirá.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...