SABER - ELEGIR



Hace unos días, en una conversación, mi esposo me dijo una frase que me hizo reflexionar, es una frase para meditar y posiblemente al leerla por primera vez no se entienda muy bien: “Para ganar hay que saber perder, para ganar hay que elegir el bien”

¿Para ganar hay que saber perder? Parece contradictorio pero... no lo es. Veamos, hay ocasiones en las que es necesario saber o incluso, diría yo, elegir perder: elegir perder una discusión, una controversia, un asunto que en definitiva no tiene importancia con tal de conservar el amor, la amistad, no hacer daño.

Si para no lastimar debes “perder” una conversación, hazlo, si para no perder una amistad debes “perder” una discusión, hazlo, si para conservar el amor debes “perder” una controversia, hazlo.

¿Es más importante ganar una discusión y perder al amigo, causar daño? Yo creo que no, creo que hay cosas que no tienen la mayor importancia y en ocasiones nos enfrascamos en tener la razón, en ganar todas las discusiones, cuando esto en realidad no es lo más importante.

Si es cuestión de doctrina, de fe, debemos exponer claramente la verdad, no para ganar una discusión sino porque el Señor nos llama a contender por la fe: “ Amados, por el gran empeño que tenía en escribiros acerca de nuestra común salvación, he sentido la necesidad de escribiros exhortándoos a contender ardientemente por la fe que de una vez para siempre fue entregada a los santos” Judas 1:3

Pero en otro tipo de cuestiones: si yo dije esto y tu dijiste aquello, si era de noche o si era de día, si habían ocho o habían nueve, si era verde o si era amarillo, por tales asuntos,  es mejor no discutir, elegir perder, saber perder para conservar lo importante.

Y por supuesto, la otra mitad de la frase, para ganar, para ganar de verdad hay que elegir el bien, hacer el bien, mostrar bien, desear el bien, esos son los verdaderos ganadores, los que practicando el bien aman a los demás como a sí mismos, y elegir el camino del bien, del bien superior, del BIEN con mayúsculas, CRISTO, Él y solo Él nos hace ganadores, recibiremos corona, vida eterna si le obedecemos a Él.

Y tú ¿qué eliges?

2 comentarios:

  1. Así muchas vece hay que perder mi marido siempre quiere llevar la razón y no es fácil quedarse callada siempre pero es lo mejor, porque la discución trae mucha muerte y el precio a pagar es demasiado alto ,muy buena refrexión
    me gusta mucho tu blog

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias Rita, eres bienvenida a este blog cada vez que lo desees. Un abrazo. Esther

      Eliminar

Deja tu comentario, seguro nos bendecirá.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...