UNA PARCELA, MI HOGAR


Pintas una parcela para mi, definida, vallada, donde quieres que trabaje, abonada de oportunidad, amor y misericordia, de gracia. 

Pintas una parcela para mi, otorgando nuevos comienzos, extendiendo nuevamente tu mano, dibujando senderos sin estrenar para dejar mi huella.

Pintas una parcela para mi, donde el dueño del huerto, el Amo, está presente esbozando una sonrisa y hablándome: “Ahora si, ¡aprovecha el tiempo! ¡queda poco!” ... los segundos serán desgranados muy pronto.

Pintas una parcela para mi, una parcela en la que vivo, en la que sueño, en la que te sirvo, una parcela de trabajo personal, que trae paz al alma, sosiego al corazón, que destella sonrisas que escapan desde el amanecer, una parcela que habla del amor del Padre, una parcela que de manera inesperada me presentaste, pintaste, me ofreciste desde el centro de ella; aquí tu presencia habita.

Todo parecía difícil, sin opción a retomar, el camino tras los pasos demasiado largo sin posibilidad de desandar lo andado; pero hoy me has levantado un hogar, con nuevos pilares, una parcela para ser lo que Tú has determinado que sea desde el comienzo.

Ante tal amor ¿cómo reaccionar? habitando, habitando, habitando,... en esta parcela que has pintado para mi.

(23 de Agosto de 2014)



Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...