... EN MI MESILLA


Hoy vuelvo después de un tiempo de reposo, de quietud, de pensamientos, de ordenar, de búsqueda, y también un tiempo de risas y de mar.

Vuelvo para seguir compartiendo la brisa que entra por el ventanal de mi nuevo salón, ahora con vista al hermoso Atlántico y donde esa brisa, si cabe, es aún más fresca.

En estos días una imagen ha llegado a mi mente, imagen que evoca mi infancia. 
Si a alguien debo agradecer mi afición a la lectura, es a mi madre, ella fue la que me regaló mi primer libro de cuentos, aún muy pequeña y la que fue aumentado mi colección con libros de tapa dura de muchas páginas, imagino que un poco caros en esa época, pero que fueron llenando mi mesilla de noche, la mesilla que compartía con una de mis hermanas, una mesilla de madera marrón oscuro que no tenía cajones  sino dos puertecillas  y que al abrirlas me sumergían en un mundo de fantasía que me embriagaba.

El mueble estaba entre las dos camas, y mi momento especial del día era cuando me sentaba en el suelo, sobre una alfombra  frente a ella y abría esas puertas y me sumergía entre sus libros que me hablaban de mundos nuevos, y así pasaba las horas colocándolos, tocándolos, leyéndolos.

En estos días esta imagen me asaltó, me sorprendió y me alegró, ese fue el comienzo de mi amor por la lectura, por la literatura y de igual manera que mi madre despertó ese amor por la lectura, también lo hizo por el mejor y más fascinante libro, el único libro vivo: La Biblia.
Libro que es mi refugio, mi guía, mi hogar.

Hoy en mi mesilla el libro que la preside no puede ser otro sino Este que cambia vidas.

¿Quieres leer un libro que te haga protagonista de tu propia vida, que te embarque en un viaje hacia lo eterno? ¡No lo dudes, la Biblia es tu libro!

¿Estás en la búsqueda de la verdad? Sin duda en ella la hallarás.

Que paséis un hermoso día.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Deja tu comentario, seguro nos bendecirá.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...