EL PRIMER DÍA DEL RESTO DE MI VIDA (2) (Los Relatos de Amelia)

Hoy, como cada noche, Amelia se va a la cama con el firme propósito de que mañana será diferente, mañana comenzará a poner en práctica todas las metas que se propuso para este año y que dejó escritas en la nueva agenda, amiga imperceptible que le recuerda sus logros y sus fracasos.

Como cada noche, se va a la cama un poco más tarde de lo que le gustaría, y no para de repetirse: “De mañana no pasa, mañana dormiré temprano para poder levantarme al alba para compartir mi tiempo con Dios, seguro, mañana seguro” y así un día tras otro, durmiendo tarde porque en ocasiones gasta  el tiempo en cosas que no aprovechan.

Pero esta vez se arma de valor, se crea firmes propósitos: “Mañana comienzo mi dia con Dios, temprano le buscaré, luego, iré a dar un largo paseo con “Kery”, mi adorable perrita, testigo de mi ir y venir al cabo de tantos días. Aal regresar a casa la pondré hermosa, haré una deliciosa comida para mi familia y comenzaré a leer el libro que tengo aparatado sin comenzar, o mejor terminaré aquel que tanto me gusta, pero que en tantas ocasiones he dejado a la mitad, me sumergiré en un delicioso té mientras bebo cada página de esta inspiración de uno de mis autores preferidos, y además seguiré con cada uno de mis proyectos que están colgados en el vacío esperando a ser rescatados.

Visitaré a quien debo, a quien espera, daré Palabra, de la que salta para vida eterna, seré constante, revisaré las Palabras que me han sido dadas a mi y que tan claras han sido y las pondré en práctica, y sobre todo, no me iré a la cama sin escudriñar EL LIBRO”.



Amelia es consciente que tiene mucho que aprender de la vida, o mejor, tiene que llevar a la práctica todo lo aprendido, tiene que permanecer más tiempo con Dios, conocerle mejor, tiene tanto por escuchar, por escribir, por dar, (a veces tiene la sensación de no haber vivido, de que el tiempo se le ha escapado sin ser consciente de ello). 

Pero mañana llega y vuelve a levantarse tarde, a pasar un alto porcentaje de su tiempo tras el televisor o internet, viendo programas que sabe que no le edifican y que el Señor le ha mostrado que no son adecuados para ella, sigue leyendo, en ocasiones, cosas absurdas que no aportan nada a su vida, ¿la comida? a toda prisa para tenerla a la hora, ¿limpieza del hogar?, lo estrictamente necesario, lo demás puede esperar a mañana, y el día pasa perdido, extraviado, sin sentido, sin propósito, sin ganancia.

Cada proyecto, cada meta que saltan en su interior apegándose a cada pared de su cuerpo, agolpándose por salir, los acalla sin saber bien que pasa en su vida, ¿será pereza? ¿será falta de constancia? ¿no es perseverante? ¿falta de dominio propio? ¿o será quizá que no es lo madura que ella imagina que es?, ¿que está pasando en su vida? Toda la teoría la conoce, la acepta, sabe que es lo adecuado, lo que le conviene, lo que la hace feliz, porque ya ha estado allí, entonces ¿que ocurre?

Sabe que no fue criada con estas hermosas costumbres que hacen que su libertad sea mas plena, disfrutando quizá lo que para otros consideran absurdo, pero lo que Dios ha puesto en sus manos, en el pasado quizá se sentía incomprendida por se “la diferente”, pero una vez se trasladó a su casa, a su independencia creyó que todo cambiaría porque ya dependía solo de ella, de nadie más, y aún así, lo soñado sigue quedando aparcado en algún rincón de la indomable memoria.

Mira al futuro y teme que una vez sea llamada y le soliciten cuentas por lo entregado: su talento siga enterrado bajo tierra. Esto le ocasiona cierto temor, incertidumbre, y lo que mayor desconcierto trae a su vida, es que no sabe muy bien por que permite que la arena entierre lo que se le ha entregado, y lo que ama y disfruta hacer.

Sabe que todo esto le está haciendo mal incluso a su salud, pero ahí sigue, frenada, anclada, sentada.

La solución, ella cree que la sabe bien: En primer lugar, pasar tiempo con Dios, en segundo lugar comenzar a trabajar en su vida para que todas esas características que admira en tantos y tantas puedan ser reales en ella, debe dejar de aparentar una vida que no lleva, una espiritualidad que no tiene y una mujer que no es.

¿Cómo se consigue? Con esfuerzo, con constancia, con decisión, con entrega, con trabajo. Puede ver como todo esto es realidad en mujeres incluso débiles en salud, mayores en edad, y que están aún sirviendo con honestidad y diligencia emprendiendo proyectos ilusionantes y trabajando para ser fieles a Aquel que las llamó.

Definitivamente es cuestión de DECISIÓN, de ponerse manos a la obra, colocar la mano en el arado y nunca más mirar atrás, y que toda esa teoría que tiene colgada en su cuello comience a caminar a su lado.

Amelia sabe que hay un día en que se tiene que levantar de su letargo, porque los días son cortos, pero levantar para siempre, no como en otras ocasiones, que comienza pero luego sus pasos se retraen para caer de nuevo en la terrible desidia.

Esto trae culpabilidad a su vida, y se cree indigna.

TOMA DE DE DECISIONES, eso es lo que tiene que hacer, comenzar a tomar decisiones. Cada día de nuestra vida hay decisiones que debemos tomar, y eso nos marcará para bien o para mal, dependiendo de la decisión tomada.

¿Conoces a alguien así, como Amelia, que pasa por esta misma situación, que le cuesta emprender lo correcto en su vida y crear hábitos eficientes y duraderos en ella? ¿Has estado alguna vez TÚ en esta situación? ¿Te cuesta comenzar con aquel proyecto que fue puesto en tus manos, o te cuesta concluirlo? ¿Pasas menos tiempo con Dios del que debes, del que necesitas? ¿Se ha convertido la Biblia en otro libro más? ¿Gran parte de tu tiempo se esfuma sin invertirlo en algo provechoso? ¿De verdad cuidas de tu familia, cumples con tu función? ¿Cuidas tu salud? ¿Es internet o la televisión uno de tus mejores “amigos”? ¿El talento que una vez te fue dado, lo has enterrado en el jardín?

Si algunos de estos aspectos u otros parecidos han hecho mella en tu vida, aún hay tiempo para levantarse, aún hay tiempo como lo tiene Amelia. 

El consejo que le daría a Amelia, sería en primer lugar que pidiera ayuda al Señor para tomar control sobre cada uno de estos aspectos; si tiene dudas de porqué, pida que Dios le muestre, le revele cual es el origen de tanto desdén, pero por su puesto no puede quedarse todo en la oración, necesariamente Amelia debe actuar, debe TOMAR LA DECISION EN FIRME de levantarse ella de la cama, del sofá y comenzar a andar, no posponerlo para más tarde, el tiempo es AHORA, solo así podrá comenzar a caminar con paso firme, recto, y avanzar en la angostura de la senda.

Indiscutiblemente lo primero, y lo que marcará el resto de su día es su tiempo devocional con Dios, tiempo de provecho, de buscar de Su presencia, de amarle desesperadamente, de lectura de Su Palabra.

Amelia debe hacerse un horario escrito con todas las actividades que tiene que hacer durante el día y cumplirlo y de igual manera fijarse un horario para la televisión e internet, para sus hobies, para estar con su familia, para servir a Dios, para escudriñar la Biblia, y para cumplir con ese sueño que Dios ha puesto en su corazón y que siempre va posponiendo para un momento mejor.

¿Por que un horario escrito? Esto (comprobado), indudablemente le ayudará a estar firme, a cumplir plazos y metas diarias, a no perder el tiempo, a no desaprovecharlo, hasta que ya no sea necesario pues sola comience a caminar.

También es importarte que aparte del horario, en su agenda o en una libreta, cada noche, anote las metas que se fija para el día siguiente: Visitar a la vecina, ir a hacer la compra, terminar de leer el libro, completar los documentos que necesita, terminar de preparar su clase, comenzar a preparar el devocional que tiene que compartir con las mujeres, escribir una entrada para su blog, cuidar el jardín, etc. De esta manera si se va marcando pequeñas metas diarias, alcanzables, será mucho más sencillo poder llevarlas a cabo, así que no olvides anotar cuales son tus metas para mañana.

Todo esto lo puede llevar a cabo si es diligente y constante, se dice que un habito se convierte en tal si se repite la misma actividad durante al menos veinte días seguidos, ¿te gusta pasear pero te da pereza? Sal un día tras otro de paseo, esfuérzate, propóntelo, y cuando pasen veinte días ya no supondrá para ti ningún esfuerzo, pues se habrá convertido en un hábito.

Así que este es el plan: 

- ORACIÓN

- ACCIÓN

- DETERMINACIÓN

- CONSTANCIA

- ESFUERZO

- COMENZAR A DECIR NO A LO QUE NO CONVIENE, recuerda que todo te es lícito mas no todo te conviene.

- ANOTAR LAS METAS PARA EL DÍA SIGUIENTE

- REALIZAR UN HORARIO ESCRITO

Para Amelia, mañana será otro día, EL PRIMERO DEL RESTO DE SU VIDA, una vida que la llene de satisfacciones y que agrade al Señor.

Te dejo un horario para que  puedes tomar como ejemplo, y uno en blanco, para que puedas imprimir y rellenar.

Pincha en el siguiente enlace y podrás DESCARGAR un ejemplo y una copia:


¿Te animas a comenzar? Rellena tu horario, fija tus metas, emprende tu vida.

Un saludo.


SUSCRÍBETE AL BLOG Y RECIBIRAS NOTIFICACIONES DE TODAS LAS ENTRADAS, ¡NO TE LAS PIERDAS!
Recibirás un correo con un enlace, debes darle CLICK al enlace en tu correo para validar la suscripción, si no haces esto último la suscripción no se realizará. Un saludo.


Escribe tu correo electrónico:


Delivered by FeedBurner








No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Deja tu comentario, seguro nos bendecirá.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...