FUERZA CERO


Si me preguntaras si prefiero ciencias o letras, definitivamente mi respuesta será siempre: letras, pero si hay una parte de la ciencia que me maravilla y son las matemáticas de Dios, esas matemáticas inverosímiles, fascinantes y totalmente productivas.

¿Cuántas fuerzas tienes hoy? ¿Ninguna? Quizá en este día esa sea tu respuesta, CERO FUERZAS, pues déjame decirte mi querido amigo, amiga, que tengo buenas noticias para ti, excelentes diría yo.

En ocasiones ocurre que cuando estamos decepcionados por alguna situación, por algo que ha ocurrido, cuando nos han golpeado el alma, las fuerzas decaen hasta extinguirse, desaparecer, se esfuman y nuestro cuerpo se debilita al punto que nos cuesta avanzar en el día a día.

También sucede cuando pierdes a un ser querido, parece que las horas se hacen tan pequeñas hasta ahogarnos, y con ellas se traga nuestra fuerza.  O cuando  estás pasando por un problema donde ni de lejos ves la salida, la luz al final del túnel, o simplemente por un problema de salud, que tiene anclado al sofá tu cuerpo, pero también tu voluntad.

Cuando cosas como estas ocurren parece que los brazos se han paralizado, no los puedes mover, no obedecen a tu voz,  o quizá si te muevas, trabajas, haces tus oficios en el hogar, vas a tus estudios, pero por dentro,... por dentro estás sentado, cansado, sin fuerzas para seguir.

¿Te has sentido así alguna vez? ¿Te estás sintiendo así ahora?

Volviendo a las matemáticas, todos sabemos que si multiplicas alguna cantidad por cero, la que sea, el resultado siempre va a ser cero.  Por lo tanto para que algo se multiplique necesariamente tiene que haber un elemento, aunque solo sea uno.

Pero ¿sabes qué? y es aquí cuando viene la buena noticia,  las matemáticas de Dios no funcionan igual que las nuestras, Él no necesita ningún elemento para multiplicar, ninguna materia prima para crear.

¿No tienes fuerzas?  Escucha lo que Dios te dice hoy: "El da esfuerzo al cansado, y multiplica las fuerzas al que no tiene ningunas.  Los muchachos se fatigan y se cansan, los jóvenes flaquean y caen; pero los que esperan a Jehová tendrán nuevas fuerzas; levantarán alas como las águilas; correrán, y no se cansarán; caminarán, y no se fatigarán"  (Isaías 40:29-31)

¿No es maravilloso?  ¿Tienes fuerza cero?, Él puede darte alas como de águila para volar, puede fortalecer tu vida hasta límites en los que tu mismo te sorprenderás.  

No necesitas materia prima, ni siquiera necesitas tener un poco de fuerzas, aunque tengas fuerza cero, ninguna fuerza, pero si un corazón dispuesto a acercarte a Él,  entonces Dios multiplicará en ti las fuerzas para que sigas avanzando, nuevas fuerzas para seguir caminando.

Acércate a Dios, no importa cual sea tu situación, solo Él puede darte nuevas fuerzas para continuar.

¿Cómo te sientes?  ¿Has experimentado alguna vez las matemáticas de Dios?

Que el Señor te bendiga en este día, y que su misericordia y poder te llenen.  Un abrazo a todos.






No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Deja tu comentario, seguro nos bendecirá.

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...